FAN DE LOS ALIMENTOS VEGANOS

Adiós a la carne. Hola a la alimentación vegana

Hoy comparto contigo mi experiencia y te cuento cómo me convertí en vegana… casi sin darme cuenta.

Siempre he sido una comedora consciente y atenta. Desde hace años, mis productos de origen animal provienen de las fuentes más respetuosas con el medio ambiente y sostenibles que he podido encontrar. Los carniceros locales y las granjas me conocen por mi nombre. 

Mi filosofía era más bien ‘la carne es una delicia’. Me encantaba un buen filete y esa es una de las razones por las que fue tan chocante darme cuenta de que, durante cinco semanas, la mayor parte del tiempo no había comido nada de carne.

Y lo que es más sorprendente, no tenía la sensación de haberme pedido nada en absoluto.

Todo comenzó cuando estaba tratando de ahorrar dinero para unas vacaciones. Ahorrar es mucho más fácil cuando no consumes carne de ternera de primera calidad. Esto también coincidió con la mudanza de mi nueva compañera de piso.

(Alerta de spoiler: Es una gran fanática de la comida y una vegana de toda la vida)

Incluso desde el primer día se ofreció a cocinar para las dos. Ella es una genio en la cocina y yo trabajaba muchas horas, así que me vino fenomenal. ¿llegar a casa y tener la cena recién hecha? ¡Un auténtico placer!

Además, compartimos la misma actitud con respecto al consumo de ingredientes sostenibles, así que incluso dividimos el coste de las compras, lo que significaba que estaba ahorrando más rápido.

Y de repente, ese momento incómodo en el que te das cuenta de que ya no comes carne…

Poco después, me di cuenta de que todo ese tiempo mi compañera de piso pensaba que ambas éramos veganas. Mientras tanto, en mi cabeza creía que las dos éramos ¡comedoras de carne respetuosas con el medio ambiente!

«¡ESPERA! ¿Todas esas comidas que hiciste eran veganas?»

Si. Completamente…

«¡¿Pero… la lasaña de la otra noche… la paella… la pizza?!»

Ni siquiera noté la diferencia…

«Entonces, un momento… ¿cuándo fue la última vez que comí carne?»

Había estado 32 días sin carne y a base de alimentos veganos. De la forma más sencilla y natural. 

¿Mi conclusión?

Es muy fácil pasarse a la alimentación vegana y convertirse en defensora de los estilos de vida sin carne. Desde mi punto de vista, cuantas más personas reduzcan su impacto medioambiental, coman de manera saludable y exploren nuevas vías de alimentación, ya sea a propósito o accidentalmente, mejor para todos a largo plazo.

Si aún no lo has hecho, te recomiendo que lo pruebes una semana o dos. ¡Quizás te sientas como yo! Mi cambio comenzó con un bistec menos, pero ahora me siento más feliz, más saludable y completamente comprometida con los alimentos veganos. 

Stephanie James