Guisos de pescado: saludables y perfectos para los días fríos

Además de aportar pocas calorías, los pescados y mariscos son alimentos que contienen proteínas de alto valor biológico, aminoácidos esenciales para el organismo, además de ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales. Por ello, su uso como ingredientes en diferentes tipos de guisos son una alternativa muy adecuada en cualquier momento del año, sobre todo, cuando el frío aprieta. Vamos a ver de qué modo podemos prepararlos y algunos consejos para que sean deliciosos.

preparación guisos de pescado

Consejos a la hora de preparar guisos de pescado

La elección de los ingredientes es fundamental a la hora de preparar nuestro guiso de pescado pero, además, tendremos en cuenta algunas cosas:

  • Los pescados, frescos y de temporada: cuanto más fresco sea el pescado, mayor sabor va a aportar a nuestro guiso por lo que, lo ideal es elegir pescados de temporada, comprados frescos en la pescadería.
  • A fuego lento: la clave de estos guisos es que los ingredientes vayan aportando sus sabores poco a poco, por lo que debemos cocinarlos a fuego lento.
  • Un buen sofrito, la mejor base: en la mayoría de recetas, comenzar por un buen sofrito con aceite de oliva será la base del éxito de nuestro plato, además de sofreír los pescados y el resto de ingredientes que vayamos a añadir.

Sopas de pescado

Nutritivas y sabrosas, las sopas y caldos de pescado y marisco son un clásico que nos puede solucionar tanto una comida como una cena. Sus propiedades variarán dependiendo de los ingredientes que escojamos, ya sean pescados blancos o azules, gambas, almejas u otro tipo de marisco, así como vegetales, especias o hierbas aromáticas.

Hay recetas internacionales muy conocidas que se han colado en nuestras cocinas, como la clásica Bullabesa, una sopa de pescado típica de la localidad francesa de Marsella, que preparaban los pescadores con algunas piezas que apartaban al volver de faenar. Se trata de una sopa se prepara con pescados blancos y otros de roca, que aportan un sabor muy intenso. En su versión más tradicional, los pescados se cocinan enteros, ya que han de ser “trinchados” delante de los comensales.

Estas sopas también son un plato perfecto para ocasiones especiales, como en el caso de esta Sopa de rape y almejas que os proponemos y que, sin duda, hará las delicias de vuestros comensales.

zarzuelas y calderetas

Zarzuelas y calderetas y otros guisos marineros

A lo largo y ancho de la geografía española encontramos diferentes especialidades con un elemento en común: se trata de guisos de pescado con sabores intensos y muy apreciados.

Así, encontramos calderetas, zarzuelas, suquets o marmitakos. Por ejemplo, en el norte tenemos “Marmitako”, un guiso de pescado llamado así por el recipiente en el que se preparaba tradicionalmente, la marmita. Aunque se puede preparar con diferentes pescados, el más común es el de atún.

Un guiso similar recibe el nombre de “Caldeirada”, también con diferentes variedades de pescado, cebolla, pimiento y patatas, y que, en zonas de Levante, además de en las islas, se conoce como “Caldereta”.

También tenemos la receta de “Suquet de peix”, en la cocina valenciana (y en la catalana), que se prepara con pescados y se espesa con almendras, además de la zarzuela, que se suele elaborar en cazuela de barro.

Y si nos vamos al sur, son típicas las “Papas con choco” o el “Gazpachuelo”.

curry de pescado

Curry de pescado

Por último, si buscamos un poco de exotismo, podemos optar por un curry de pescado. El curry, que en realidad hace alusión a una mezcla de especias que se utilizan en diferentes recetas, también da nombre a un guiso elaborado a fuego lento y que se aromatiza con estas especias. Su origen se sitúa en India, aunque también encontramos variedades en otros países asiáticos, como Tailandia o Vietnam.

A la hora de prepararlo, podemos usar diferentes variedades de pescado, como bacalao o rape, además de mariscos, como gambas, vieiras, etc. Hay que elegir también la mezcla de especias y la proporción más adecuada y, en función de las que elijamos, tendremos un curry amarillo (cuando ponemos cúrcuma y azafrán), verde (cuando ponemos cilantro) o rojo (cuando lleva tomate). La especialidad india lleva, además, yogur, aunque en otros países utilizan leche de coco.