fbpx

Bodas en el otoño del COVID-19.

Bodas en el otoño del COVID-19

Muchas cosas están cambiando y nos vamos adaptando. En estos días, en los que estamos aprendiendo a vivir el presente y las pequeñas cosas con más ilusión,  las celebraciones también se han visto reinventadas.

Si bien muchos de estos eventos compartidos se han cambiado o postpuesto, a otros meses u años, los hay que han visto en la limitación de asistentes una oportunidad, y es que, todo puede tener su parte más positiva. ¿Quieres saber cuáles son las ventas de estos días?

1.- Aprovechando para celebrar.

Vivir el presente, el ahora, con fuerza es una de las iniciativas que se han propuesto muchas personas tras el confinamiento. Además, más allá del miedo al contagio o la enfermedad, están las ganas de vernos, de comprobar de primera mano que seguimos de una pieza, a pesar de todo. Por este motivo, el celebrar es una buena excusa para reunirnos. No sabemos que pasará mañana, o en otoño o el año que viene, por lo que ‘no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy’. Celebra, comparte y vive el momento con más intensidad que en cualquier otra situación.

2.- Evento más íntimo

En muchas ocasiones, estas celebraciones se habían convertido en eventos en las que los invitados por compromiso habían superado a los invitados que de verdad importan.  Mucha gente, familia lejana con la que no se tiene trato, compromisos laborales… Al final, se tenía en la cabeza una celebración en la que disfrutar, reunirse  y compartir con los más cercanos y, de pronto, el número de invitaciones se disparaba. Ahora, podemos volver a la esencia de la celebración, a compartir con los que siempre están y los que son fundamentales en nuestras vidas.  Por este motivo, la reducción de invitados puede ser una ventaja para descubrir como queremos que sea y quien queremos que asista a nuestro evento soñado.

3.- Más detalles y personalización

Cuando el número de invitados es más reducido, conocemos mejor a los invitados  y se pueden preparar de manera más personalizada los detalles y guiños hacia ellos. El hecho de poder sorprender a los familiares y amigos con elementos completamente adecuados a sus gustos, les hará sentir una emoción muy grande y un recuerdo inolvidable. Algunas ideas son incorporar imágenes personales en las mesas, en el sitting o en el detalle de recuerdo que se llevarán a casa, o vídeos familiares, dedicarles cartas personalizadas de agradecimiento… Y todo, pensando de corazón.

En definitiva, los eventos más pequeños y personales hacen que se puedan vivir momentos únicos que unirán más a la familia y amigos. Celebraciones llenas de emoción, con tiempo para disfrutar con todos y saliéndose de la norma, o de lo que se venía celebrando hasta ahora.

En La Española DIY creemos que momento de celebrar el día a día de manera personalizada, porque hay muchas formas de ser, de sentir y de vivir, tal y como lo refleja nuestro aceite de oliva virgen extra, que permite tantas combinaciones como te puedas imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relaccionados

Recibe tu pedido
entre 7 y 10 días

Producto español
producido en España