fbpx
¡Consigue un 5% de descuento!

Vegetariana por accidente.

Vegetariana por accidente

Hay muchas razones por las que alguien puede elegir ser vegetariano. Salvar el planeta, por ejemplo, es una de las razones que estamos viendo últimamente. Reducir el consumo de carne y aumenta el consumo de alimentos de temporada y sostenibles son una opción que cada vez más gente está adoptando en su día a días.  

También existen motivos religiosos, de salud, riqueza, medio ambiente, ética… En nuestro día a día encontramos a personas con infinidad de razones, pero, ¿es posible ser vegetariano y renunciar a la carne por completo, sin darse cuenta?

Sí, es la respuesta corta. El vegetarianismo accidental existe.

Ahora, podrías estar pensando:¿Qué clase de persona no se da cuenta de lo que está comiendo? Bueno, yo soy una de esas personas, y así es como me pasó a mí….

Como me convertí en vegetariana… sin darme cuenta

Siempre he sido una comedora consciente y atenta. Desde que me fui de casa, mis productos de origen animal provienen de las fuentes más respetuosas con el medio ambiente y sostenibles que he podido encontrar. Los carniceros locales y las granjas me conocen por mi nombre. Pero siempre fui, sin duda, una carnívora.

Mi filosofía era más bien ‘la carne es una delicia’, así que supongo que se podría decir que yo era una flexitariana. Pero, oh, caramba, ¡me encantaba un buen filete!. Y esa es una de las razones por las que fue tan chocante darme cuenta de que, durante cinco semanas, la mayor parte del tiempo no había comido nada de carne ¡no había comido ni un solo trozo!

Y lo que es más sorprendente, no tenía la sensación de haberme pedido nada en absoluto.

Todo comenzó cuando estaba tratando de ahorrar dinero para unas vacaciones. Sin embargo, resulta que ahorrar es más fácil cuando no consumes carne de ternera de primera calidad. Esto también coincidió con la mudanza de mi nuevo compañero de piso.

(Alerta de spoiler: Es una gran fanática de la comida y una vegetariana de toda la vida)

Incluso desde el primer día se ofreció a cocinar para los dos. Ella es un genio en la cocina y yo trabajaba muchas horas, así que me vino genial. ¿llegar a casa y tener la cena recién hecha? ¡Un auténtico placer!

No me avergüenza decir que hasta me preparaba la comida para el trabajo  (vale, estoy un poco avergonzada, pero su comida estaba tan buena). Además, compartíamos la misma actitud con respecto al consumo de ingredientes sostenibles, así que incluso dividimos el coste de las compras, lo que significaba que estaba ahorrando más rápido.

Ese momento incómodo en el que te das cuenta de que no comes carne…

Más de un mes después decidimos salir a cenar juntas a uno de sus restaurantes favoritos. Cuando el camarero trajo los menús yo cogí el mío. Mi compañera de piso, sin embargo, rechazó el suyo con una cortesía perfectamente practicada y pidió ver el menú vegetariano.

No fue hasta que llegamos a casa que mencioné otro restaurante que debíamos visitar, y cómo pedía el mismo plato cada vez que iba. No hace falta decir que se produjo mucha, mucha confusión.

¡Resulta que todo este tiempo mi compañera de piso pensó que ambos éramos vegetarianos! Mientras tanto, en mi cabeza pensaba que ambos éramos ¡comedores de carne respetuosos con el medio ambiente!

«¡ESPERA! ¿Todas esas comidas que hiciste eran vegetarianas?»

Sip. Completamente…

«¡¿Pero… la lasaña de la otra noche… la paella… la pizza?!»

Ni siquiera noté la diferencia…

«Entonces, espera, ¿cuándo fue la última vez que comí carne…?»

Nos dimos cuenta de que había estado 32 días sin carne. Incluso había sobrevivido a dos comidas fuera. ¡Esa noche me las arreglé para pedir una de las pocas opciones vegetarianas en el menú principal! Lo que me hizo pensar. Pensar, investigar y planificar….

¿Es fácil ser vegetariana?

Evidentemente, muy fácil. Incluso puedes hacerlo accidentalmente.

Pero hoy en día soy vegetariano a propósito – ¡siete meses y sigo siendo fuerte!

Definitivamente no soy un vegetariano predicador. He conocido a gente que prácticamente te roba la carne de la boca. Pero, considerando lo amante de la carne que solía ser, ahora soy un gran defensor de los estilos de vida sin carne. Desde mi punto de vista, cuantas más personas reduzcan su impacto medioambiental, coman de manera saludable y exploren nuevas vías de alimentación, ya sea a propósito o accidentalmente, mejor para todos a largo plazo.

Si aún no lo has hecho, te recomiendo seriamente que pases un poco de tiempo como vegetariano. Pruébalo. Mira a ver si puedes una semana o dos. ¡Quizás te sientas como yo! Mi viaje comenzó con un bistec perdido, casi por error, pero ahora me siento más feliz, más saludable y no voy a volver a cambiar. Y quién sabe, tal vez el año que viene sea accidentalmente vegano.

Stephanie James

Stephanie se ha ofrecido amablemente para compartir sus consejos sobre cómo vivir sin carne y sus recetas vegetarianas favoritas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relaccionados

Recibe tu pedido
entre 7 y 10 días

Producto español
producido en España