fbpx

Como cumplir los propósitos de 2020 sin esfuerzo.

Como cumplir los propósitos de 2020 sin esfuerzo

¿Termina el mes de enero y no has empezado con todos esos propósitos que dijiste que harías? ¡Que no cunda el pánico! Todavía hay tiempo, quedan 11 meses del 2020 y para poder llevarlos a cabo, pero…¡ hay que empezar ya!

El mes de febrero ofrece una segunda oportunidad para los buenos propósitos para ello te dejamos algunos consejos y ya verás como no se te resisten.

1.- Haz una lista de todo lo que necesitas.

Hay muchos tipos de propósitos, desde cosas sencillas hasta algunos que requieren mucha preparación. Para aquellos que son más complejos te recomendamos hacer una lista de las necesidades y es que a veces las cosas necesitan prepararse y no se puede empezar de la noche a la mañana. Además, cuando empieces a prepararte para ello notarás que estás por el buen camino y eso siempre sube la moral.

Pongamos un ejemplo muy realista: empezar a cuidar tu alimentación, un propósito muy popular últimamente. Para ello, podemos hacer una lista de las cosas que necesitaríamos como: visitar un nutricionista, informarte de las dietas más saludables de este año, realizar menú semanal, actualizar la lista de compra con al menos 5 productos naturales y sanos… Si todo esto lo dejamos preparado estos días el 1 de febrero estaremos listos para empezar… bueno, lo mismo el 1 no… pero ¡el lunes 3 si!

Hacer una lista de lo que vamos a necesitar antes de empezar nuestro propósito ayudará a conseguirlo

2.- Distribuye los objetivos a lo largo del año

En ocasiones los buenos propósitos son demasiados para empezarlos todos a la vez, por eso te recomendamos distribuirlos a lo largo del año, de esta manera, cuando hayamos empezado uno y ya lo tengas afianzado, puede dar comienzo al siguiente. Recuerda que las buenas intenciones tardan al menos 21 días en interiorizarse como rutina, así que, todo lo que tenga que ver con incluir nuevas costumbres o hábitos de vida saludable necesitan un poco de tiempo.

Pongamos otro ejemplo: podemos empezar en enero/febrero nuevos hábitos alimenticios como comer fruta todos los días a las 17:00 o utilizar Aceite de Oliva en lugar de grasas animales en las comidas. Pasados esos 21 días, o alguno más, por ejemplo en marzo/abril, podemos incorporar otro nuevo reto, caminar todos los días una hora. De esta manera siempre veremos avances en nuestra salud y como los propósitos van cogiendo forma.

Introducir Aceite de Oliva Virgen Extra en crudo en la dieta es una iniciativa muy saludable para mantenernos sanos y enforma.

3.- Pon fecha límite

Tampoco es imprescindible empezar todos los propósitos a principio de año, algunos pueden empezarse más tarde, pero será más sencillo si ponemos fechas límite para cumplirlos, y no vale 31 de diciembre. Por ejemplo: un viaje romántico para 2 antes del 30 de septiembre, visitar un museo, antes del 30 de abril… la mecánica es parecida a la de distribuir objetivos por meses pero de esta manera es más relajado porque no cierras tanto el momento de cumplirlo. Eso sí, si ya pasó la fecha, deberemos centrarnos en cumplir el siguiente objetivo y no volver sobre los anteriores porque se nos puede ‘hacer bola’ y no avanzaríamos.

4.- Reduce la lista a un número real de objetivos

Proponerse muchas acciones a veces es un poco irreal, poner un número de objetivos ajustado a nuestras condiciones y capacidades hará que cumplirlos sea más sencillo. Si la lista es interminable, al final del año nos sentiremos que hemos fracasado, si la lista es abordable, aunque nos lleve esfuerzo, será más probable que el año siguiente volvamos a incorporar buenos propósitos al haber podido cumplir los del año anterior. Por ejemplo, no pongamos dos grandes viajes en un año si sabemos que por presupuesto y tiempo no vamos a poder conseguirlo, dejemos un viaje grande y quizás una escapada. De esta manera al año siguiente estaremos motivados a incluir este tipo de alicientes en nuestro propósitos.

5.- Propósitos que suman al objetivo principal

Si el objetivo cuesta mucho conseguirlo, incorporemos luego otros más pequeños alineados con este. Por ejemplo, si nos hemos propuesto correr la San Silvestre tenemos que ser conscientes que va a implicar muchos cambios en nuestra vida y que vamos a necesitar tiempo para entrenar, alimentación saludable y constancia. Este objetivo ya es muy grande, sobretodo si no te has puesto a correr nunca, por lo que procura poner propósitos que ayuden a cumplir tu principal reto, como una alimentación más saludable y adaptada o cosas pequeñas que contribuyan a estar en forma como coger menos el coche, no usar el ascensor…

En definitiva, todos tenemos la necesidad de cambiar cosas de nuestra vida y el año nuevo es el momento para ello, pero a veces tiramos la toalla muy pronto solo porque no hemos empezado en enero, o cuando volvimos al trabajo después de las vacaciones… ¡No hay desfallecer en el intento y siempre hay un buen momento para empezar!

Y tu, ¿cuáles son tus buenos propósitos para este año? Cuéntanoslo en nuestras redes de La Española DIY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relaccionados

Recibe tu pedido
entre 7 y 10 días

Producto español
producido en España